18 mayo 2013
Categoría General
18 mayo 2013,
 0

Si usted valora su salud, física y mental evite consultar las dolencias corporales en el buscador Web porque puede sugestionarse y somatizar síntomas ficticios. Mucho menos siga recomendaciones, pócimas o recetas de otros usuarios. Gran cantidad de pacientes suelen consultar al “Dr. Google” antes de tomar la medicación prescrita por su psiquiatra.

El ingenio científico ha sido fundamental para el avance de las ciencias médicas en ámbitos de investigación, tratamientos, procedimientos, monitoreos y mecanismos de prevención de enfermedades; pero el desarrollo práctico aún no llega a niveles cibernéticos para asistir dolencias y evaluar pacientes desde su casa a través de Internet.
Si bien una nueva generación de médicos se ha sumado a la ola digital para compartir experiencias, casos de estudio e investigaciones en blogs y redes sociales, es importante reiterar que la gran mayoría no acompaña la automedicación sugerida en Youtube o la réplica de tratamientos seguidos por terceros, porque no todos los organismos reaccionan de igual forma a los compuestos químicos.

A partir de acá es importante distinguir que la Inteligencia Colectiva es un fenómeno digital que promueve el conocimiento universal a través de vivencias compartidas entre usuarios, pero que debe asimilarse con ojo crítico en temas sensibles como la salud, porque en muchos foros, Yahoo Respuestas, blogs, además de comunidades virtuales se emiten consejos sin conocimientos médicos (aunque sé con buena intención), que dependiendo de la gravedad del “evento” pueden poner en riesgo la vida del paciente.

google-hipocond

El médico es reconocido mundialmente por su capacidad para maniobrar en situaciones de emergencia, atender decenas de pacientes en una jornada y preservar la salud de la población de forma exitosa a pesar de las dificultades estructurales. Precisamente su experiencia le da suficiente autoridad para instar a la población a separar las maravillas de Internet del sentido común y la vez reiterar que por cada dolencia considerable se debe actuar como hace 50 años “asistir al centro médico para que un equipo profesional evalúe y proceda”.

El paciente autosugestionado desencadena otros males.

Google es la ventana al conocimiento, totalmente indiscutible, pero no es una sala de emergencia ni un centro médico social adecuado para atender quebrantos en la salud. En ese sentido los expertos de asistencia ciudadana en la seguridad social española advierten que la mayoría de las complicaciones en las salas de urgencia se producen por la imprudencia de los pacientes, quienes en su desespero se convencen de algo que vieron en Internet y tratan de aplicar remedios caseros que terminan empeorando la situación.

Y en el otro extremo, llama la atención cómo es más frecuente que amistades sufran reiterados ataques de “enfermedades psicológicas” después de indagar en la Web las causas de una dolencia, así sea muy leve o superficial, y se convenzan de padecer un mal crónico que acabará con su existencia. Esa conducta no solo afecta al “enfermo” sino que dispara un estado de alerta en el grupo familiar que termina mermando la capacidad de respuesta ante emergencias autoinducidas.

Fuente: http://www.generaccion.com/noticia/171281/google-multiplica-hipocondriacos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.